Una disciplina emergente


Las Ciencias del Comportamiento son conocidas en la comunidad académica internacional como Behavioral Science y constituyen una disciplina emergente que estudia los procesos cognitivos, la toma de decisiones y el comportamiento humano de manera sistemática desde un abordaje interdisciplinar.

Reúne principalmente los aportes de la psicología, las neurociencias cognitivas, la economía del comportamiento y las ciencias de datos – que incluyen a la estadística y a la programación.

Su abordaje plural contribuyó a comprender los procesos de decisión y acción como resultado de la compleja interacción entre factores psicológicos, cognitivos, biológicos y sociales. Sus descubrimientos profundizaron nuestro conocimiento sobre las causas del comportamiento en sentido amplio y en relación con distintas dimensiones de la vida de las personas.

La disciplina también tiene implicancias prácticas con significativo impacto social y empresarial. Lograr una mejor comprensión de las preferencias y los comportamientos ha permitido revisar los supuestos sobre los cuales organizaciones, en ámbitos públicos y privados, diseñan sus productos y servicios. Por ello, empresas pertenecientes a distintos sectores, así como gobiernos en distintas partes del mundo, están incorporando perfiles especializados en el comportamiento humano para mejorar su desempeño y alcanzar sus objetivos en un mundo crecientemente complejo y dinámico.