Heymann, De Pablo y Tommasi: "La economía que se viene"


Heymann, De Pablo y Tommasi: "La economía que se viene"

El estancamiento en el volumen de las exportaciones, la inflación en aumento, un contexto internacional “mediocre”, el tipo de cambio retrasado y la posibilidad de una devaluación del peso fueron algunas de las variables que analizaron los economistas Daniel Heymann, Juan Carlos de Pablo y Mariano Tommasi durante el seminario “La economía que se viene”, realizado este lunes en el aula Agardy del campus.

“¿Cómo salir de esto? Ajustar el tipo de cambio real ha sido siempre muy traumático en la Argentina. No somos capaces de hacerlo en forma graduada, porque se dispara la inflación y cae el salario real. Las devaluaciones terminan en crisis”, expresó Heymann.

Para el profesor, “la economía argentina lleva cuatro años de estancamiento” y a futuro se presenta el “interrogante fuerte” de “cómo puede recuperar el nivel de crecimiento”.

“El volumen del comercio interanual se ha desacelerado y la tendencia como perspectiva es que se mantendrá así. Las exportaciones se estancaron en los últimos seis, siete u ocho años y, si bien hubo un esfuerzo para sustituir las importaciones han aumentado en forma significativa”, analizó.

Y agregó Heymann: “Partiendo de estos precios relativos es difícil que el cambio de expectativa sea relevante. El intríngulis de la política económica está en cómo se pueden hacer estas modificaciones sin remezones. Ahí está el núcleo de lo que nos espera”, sostuvo.

Media Folder: 

En tanto, De Pablo consideró que “de acá al 10 de diciembre próximo”, cuando se produzca el recambio de presidente, el gobierno “no hará nada, de nada, de nada” en materia económica.

“Lo primero que tiene que hacer el próximo presidente apenas asuma es darse una ducha de agua fría para no creérsela demasiado. La segunda es decirle ‘gracias’ a quienes lo ayudaron a ganar y recibir a los que realmente lo van a ayudar a gobernar”, comentó.

A su criterio, la “credibilidad y la confianza” que el próximo mandatario genere en la sociedad será “crucial para diseñar la política económica”. También resultará “fundamental”, sostuvo, “el primer discurso” que brinde en la primera magistratura.

“Las negociaciones van a ser salvajes. En 2016 no va a haber tiempo de aburrirnos”, expresó De Pablo.

Media Folder: 

Por su parte, Tommasi destacó que quien suceda a Cristina Fernández de Kirchner deberá, entre otros asuntos, tomar "decisiones de economía política en relación con los holdouts, las provincias, los sindicatos, los empresarios y el Congreso, y otros actores”.  “Hay 30 o 40 frentes abiertos muy importantes”, mencionó.

Tommasi recomendó no realizar un ajuste fiscal sino “cambiar la forma de financiamiento” con medidas “menos distorsivas y regresivas”.

Hacen falta “políticas más institucionalistas” y “sentar a la mesa a todos los sectores relevantes” de la sociedad.

“Estamos ante una tremenda oportunidad para refundar la forma en que hacemos políticas. En el mediano plazo hay que trabajar en mejorar la calidad del empleo y la empleabilidad de los ciudadanos. Hay un problema gravísimo de las capacidades laborales que tienen las personas que se encuentran en la base de la pirámide. Hay que pensar cómo generamos dinamismo de creación de empleo compensando con una política sostenida que ayude a las personas a estar en mejores condiciones de empleabilidad”, resaltó Tommasi.

La conversación entre los economistas fue presentada por el profesor Walter Sosa Escudero, director de la Licenciatura en Economía, y la coordinó el vicerrector académico de San Andrés, Roberto Bouzas.

Media Folder: 

Al respecto, Bouzas opinó que el mundo se encuentra en un contexto “mediocre pero sin crisis”, aunque este panorama pone fin al llamado “viento de cola” que empujó al crecimiento de algunas naciones de la región, entre ellos la Argentina.

Sin embargo, Bouzas consideró que la posibilidad de aplicar “ajuste” en la economía “parece inevitable. El punto –agregó- es cómo se lo gestiona”. 

Jueves, Agosto 27, 2015
Economía