Debate El mundo en crisis: ¿cuál es el ritmo de contagio?


Por Esteban Actis y Julieta Zelicovich

Para Clarin 

13/04/2020

 

Evitar el colapso de la gobernanza global, de la globalización y de la democracia liberal es tan imprescindible como eludir la saturación de la sanidad mundial.

Mientras muchos sostienen que la pandemia cambiará el mundo, al interior de la disciplina de las Relaciones Internacionales predomina la tesis de que la crisis del COVID-19 acelerará fuerzas profundas preexistentes en el orden internacional. Antes de que el virus apareciera en Wuhan, el mundo ya experimentaba una serie de crisis que ahora parecen acentuarse: de la gobernanza global, de la globalización y de la democracia liberal.

En esa línea, la clave para cualquier decisión es saber cuál será la velocidad de aceleración que la pandemia cause sobre estas crisis. Dicho de otra forma, y utilizando categorías propias de la epidemiología, ¿cuál será el Ritmo Básico de Reproducción -R- de los cambios que venía experimentando el Orden Internacional?. Todo parece indicar que cuanto más se prolongue en el tiempo la pandemia y cuantas más áreas del globo se contagien, mayor será el R de los cambios que el mundo venía experimentando.

Planteamos tres escenarios: el primer escenario (R1) supone que la crisis del COVID-19 actúa como un shock positivo y revaloriza las acciones de cooperación multilateral. Soluciones globales, a problemas globales. En términos político-diplomáticos sería una salida similar a la del 2008 cuando, a través del G20, el sistema financiero internacional logró salir a flote. Este cuadro de situación tiene como condición una interdependencia cooperativa entre China y EEUU como sustento de la gobernanza global. Así el resto de transformación de la globalización será menor, en tanto las percepciones de inversores y hombres de negocios sigan orientadas hacia las estructuras de costos de las cadenas globales de valor (comportamiento de la economía global en forma de V). Para la crisis de la democracia liberal, este escenario mostraría su resiliencia, canalizando en medios institucionalizados las tensiones de la sociedad. Los populismos están en alza, pero la democracia se mantiene.

Un escenario diferente se configura ante la ausencia de cooperación efectiva y el fracaso de “achatar la curva”. Ante un R2 el mundo se dirige a la profundización de las tendencias de cambio preexistentes. Las proyecciones de recuperación para un sistema global son menos auspiciosas (recuperación en forma de U). Este escenario asume la regionalización de la cooperación - fragmentada y superpuesta- como forma de gobernanza global. Las instituciones del Orden Liberal crujen.

La mayor incertidumbre reorienta las decisiones en materia económica, cadenas de valor que se desarticulan y privilegian la cercanía y la certidumbre como ordenadores. La apelación a instrumentos contractuales donde la geopolítica estará en el tope del tablero. En este escenario también la democracia liberal acentúa su reconversión hacia una forma con menores libertades individuales; aunque con variaciones entre los países.

Por último, el escenario de R3 proyecta una vertiginosa aceleración de los cambios globales. Una agudización de los conflictos interestatales (con la disputa entre EEUU y China a la cabeza) y una depresión de la cooperación internacional. En un contexto donde la economía global no se recupera (efecto L) las visiones de la de autosuficiencia nacional prevalecerían afectando el corazón de la globalización (ej. nacionalización de las cadenas de valor). Las visiones autoritarias, xenófobas y de vigilancia poblacional se verían reforzadas en occidente provocando un golpe de gracia a las democracias liberales.

En términos médicos el R del COVID-19 se ubica entre los más elevados. Los próximos meses serán claves para ver si el R en los cambios del orden mundial sigue la misma trayectoria. Al igual que en la salud pública, la prioridad es “achatar la curva”: evitar el colapso de la gobernanza global, de la globalización y de la democracia liberal es tan imprescindible como eludir la saturación de la sanidad mundial.

Esteban Actis es Doctor en RRII, Docente e Investigador de la UNR. Julieta Zelicovich es Dra. en RRII, Docente de a UNR/Investigadora del CONICET.

 

Miércoles, Abril 15, 2020