Quiénes pueden llevar la ciencia de los datos a la función pública


Walter Sosa Escudero
Universidad de San Andrés

Ninguna disciplina logrará por sí misma implementar la inteligencia artificial en los estados; representantes de varias profesiones se reunieron en un foro referido a este desafío.

Un matemático, un programador, una bióloga, una funcionaria pública, un estadístico y una economista suben a un avión?", parece ser el comienzo de uno de esos chistes trillados sobre estereotipos de profesiones. Pero, en este caso, describe al "combo" argentino que participó de la conferencia Data for Policy, que tuvo lugar recientemente en Londres y cuya temática giró en torno al uso de inteligencia artificial en el sector público, y de la cual participó el autor de esta nota.

La majestuosidad de los salones de la prestigiosa University College London fue el marco en el que coincidieron científicos de datos de zapatillas y jeans de colores con funcionarios públicos de riguroso traje y canas visibles. Alegóricamente, a metros del salón de la conferencia, el famoso "auto icono" de Jeremy Bentham (una suerte de cuerpo momificado con cabeza de cera, que reproduce fiel y espeluznantemente al filósofo británico) contrastaba con los posters de investigaciones en ciencia de datos y política pública, repletos de gráficos y términos esotéricos de la jerga espesa de big data.

La cautela imperante en el ambiente es un promedio injusto entre las visiones extremas de los "tecnoptimistas" (como acertadamente los caracterizó uno de los oradores centrales) y el escepticismo de los funcionarios públicos. Los primeros creen que la labor de los organismos tradicionales -como el Indec- tiene los días contados a la luz del diluvio de big data. Los segundos resaltan el sinfín de barreras legales, éticas y comunicacionales que son propias de la gestión pública.

LA NACIÓN
Walter Sosa Escudero
15 de Julio de 2019
walter sosa y la ciencia de datos