Ojalá que sí. Ojalá que #EleNão


Silvia Ramírez Gelbes
Directora de la Maestría en Periodismo de la Universidad de San Andrés.

No iba a violarla, porque usted no lo merece” (sic). Es cierto que esta columna se llama “La lengua argentina”. Pero esta vez, si se me permite, necesito partir del portugués para hacer una observación sobre el lenguaje en general. Quisiera hablar de la negación y usar la actualidad brasileña como plataforma para presentar lo que quiero exponer.

Una teoría francesa –la de la polifonía de Oswald Ducrot– observa (creo que con acierto) que no todas las negaciones son del mismo tipo. Hay una negación que describe (“Esto no está bien”), hay una negación que cuestiona lo que se acaba de decir (“No, no está mal, está peor”) y hay una negación que se opone a un (posible, presunto) enunciado afirmativo (“No hace calor, pero podemos ir a la playa igual”).

Ahora bien, algunos expertos sostienen que un discurso persuasivo debería orientarse hacia lo positivo. Sobre todo en política, las promesas de los candidatos debieran –dicen– fundamentarse en acciones afirmativas. No parece ser esto lo que ocurre en Brasil.

Brasil está llevando adelante sus elecciones presidenciales y legislativas en medio de una intensa campaña: declaraciones, idas y venidas y una cadena nacional diaria de propaganda de los distintos partidos por televisión. En este marco, no puede dejar de llamar la atención el hecho de que el candidato con más intención de voto, al menos según las encuestas, sea famoso por su discurso negativo.

Perfil.com
Silvia Ramírez Gelbes
08 de Octubre de 2018
Foto: lula marques fotos publicas - Diario Perfil - Universidad de San Andrés