Los intermediarios en Internet, un debate que seguirá pendiente


Carolina Aguerre Regusci
Doctora en Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires

La semana pasada se cerró la oportunidad de avanzar en la aprobación de la ley que regula la responsabilidad de los intermediarios en Internet en Argentina con el actual proyecto que formalmente pierde estado el 27 de febrero de 2019. Éste cuenta con media sanción del Senado desde 2016, y de haberse aprobado implicaba el comienzo de una etapa de certezas jurídicas para los intermediarios de Internet en el país, discusiones que se arrastran desde 2012 con los primeros esbozos legales.

Esta ley establecía reglas precisas para adjudicar la responsabilidad por los contenidos generados por los usuarios, una condición necesaria para el desarrollo de empresas de Internet en toda la cadena de valor. No implicaba una inmunidad o desregulación para el sector. Al revés, establecía que los intermediarios son responsables de los contenidos generados por terceros cuando reciben una orden judicial que los obliga a removerlos. Estas reglas claras son fundamentales para garantizar la innovación en el marco de una economía que busca afianzar sus bases en la digitalización, y además para proteger la libertad de expresión. Es fundamental destacar que el proyecto de ley había recibido el apoyo expreso y por escrito de los relatores para la libertad de expresión de la ONU y de la OEA.

Internet es una tecnología de propósito general - que permite diversos usos y aplicaciones - y contiene múltiples capas que conforman un verdadero ecosistema de diferentes empresas y actores: no hay un solo operador de Internet y por ende hay muchos tipos de intermediarios. El proyecto de ley consideraba a los intermediarios desde una definición amplia, que integra a los proveedores de servicios de conectividad, almacenamiento, comercio digital, servicios de enlace y búsqueda de contenidos, abarcando a todo el arco de operadores. Este proyecto afectaba a miles de empresas establecidas hoy en Argentina, y no sólo a las grandes plataformas de California sobre las cuales se hizo mucho hincapié en las discusiones. Esta distinción es fundamental, tanto por la forma del proceso de debate que se dio en la Comisión de Comunicaciones e Informática de la Cámara de Diputados en los últimos días, como por la sustancia propia de la discusión.

LA NACIÓN
Carolina Aguerre Regusci
16 de Noviembre de 2018