Los colores de los pañuelos


Silvia Ramírez Gelbes
Directora de la Maestría en Periodismo
El ser humano es un sujeto simbólico. Al menos, en cuanto a que con todo –con todo– produce sentido y a que en todo –en todo– interpreta un sentido. Incluso, normalmente, sin que se dé cuenta. 
 
La semiología, que se ocupa del estudio de los signos y de los símbolos, mucho puede decir sobre el tema. Y mucho dice. Por caso, el gran semiólogo argentino Eliseo Verón postulaba que toda producción de sentido es necesariamente social. Y que, además, todo fenómeno social es, en una de sus dimensiones, una producción de sentido.
 
En esa línea de pensamiento y porque por definición son convencionales, los símbolos “hablan” claramente de una sociedad. Como si se dijera que la expresan de manera metafórica, porque están ahí para representar algo distinto de lo que son ellos mismos. 
Diario Perfil
Silvia Ramírez Gelbes
10 de Septiembre de 2018