Las escuelas pueden construir un país más justo


Axel Rivas
Director de la Escuela de Educación - Universidad de San Andrés

Mientras la sociedad se hunde en la grieta, absorta por el presente absoluto de la crisis económica, la escuela es la institución de los puentes. Allí necesitamos abrir ideas, debates y pensamientos diversos. No dejar que nadie quede atrapado en dogmas, verdades únicas y pensamientos simplificados en un mundo tan complejo y cambiante. La escuela es la fuerza del razonamiento, los diálogos y las capacidades cognitivas profundas para construir un país más justo.

Hay que recurrir a modos pedagógicos-puente. Clubes de debate que institucionalizan la argumentación, la escucha y la mirada sin temores sobre la actualidad. Tutorías entre los alumnos para enseñar y aprender, para salir del esquema de poder único e irreversible de una serie de dueños del saber y otra serie de desposeídos. Crear proyectos donde se movilizan redes de aprendizaje y no solo imposición de arriba hacia abajo.

Mientras en las pantallas los algoritmos nos absorben el tiempo, automatizando nuestros deseos en nuevas fantasías digitales cada vez más a la carta, la escuela construye la distancia crítica y la paciencia. En la cultura de la instantaneidad todos compiten por adueñarse del tiempo de las personas. Netflix dice que su mayor enemigo es el sueño. La escuela construye puentes colgantes entre el pasado y el futuro enfrentando estos creadores digitales de deseos fugaces.

LA NACION
Axel Rivas
06 de Septiembre de 2018
Foto de Axel Rivas