La oposición no crece pese a la caída en la imagen del Gobierno


Diego Reynoso


La “tormenta” económica sigue golpeando la aprobación del oficialismo, pero los apoyos que pierde engrosan los indecisos y no los opositores, más allá del crecimiento de CFK.

La satisfacción de los argentinos con la marcha general de las cosas, así como la aprobación presidencial están alcanzando los valores más bajos desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno. Ante esta caída en los principales indicadores de apoyo de la opinión pública al Gobierno, se adelantan las especulaciones sobre los posibles escenarios de las elecciones presidenciales del año que viene.

Si bien falta más de un año, es interesante indagar acerca de las actuales preferencias del electorado en relación a las próximas elecciones. Así lo venimos haciendo en el marco de la encuesta de satisfacción política y opinión pública de la Universidad de San Andrés (#Espop). Realizamos 1.007 entrevistas entre el 16 y el 25 de agosto de 2018 a adultos de 18-64 años conectados a internet, en Argentina. La muestra es proporcional al tamaño de las provincias y representativa a nivel de las regiones. Los datos han sido ponderados por nivel socioeconómico.

Desde las elecciones de medio término del año pasado la satisfacción con la marcha general de las cosas cayó 34 puntos porcentuales, del 53% en el mes de octubre de 2017 al 19% en nuestra última medición de agosto de 2018. Algo similar sucedió con la aprobación de la gestión del Presidente, cayendo 32 puntos porcentuales del 64% en octubre de 2017 al 34% en agosto. Si bien este descenso se registró en todos los sectores sociales, hay algunas diferencias para destacar: la aprobación del Gobierno en los sectores ABC1 es del 55%, mientras que en los sectores medios cae al 37% y en los más bajos al 30%. 

Imagen. Al mismo tiempo que la satisfacción y la aprobación del Gobierno caen, también cae la imagen de los principales dirigentes políticos de la coalición de gobierno y sube la imagen de los políticos de oposición. La caída de la imagen del Presidente y de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, al respecto es muy ilustrativa. El Presidente cayó de un 67% de imagen positiva a un 38%, mientras que la gobernadora cayó del 74% al 47%. El que más daño acusó fu el Presidente, que en la actualidad tiene un 57% de imagen negativa. Pese a la merma que sufrieron en la imagen, de todos modos figuran en el top de la lista de los dirigentes con imagen positiva.

En paralelo, la ex presidenta Cristina Fernández experimentó un crecimiento en su imagen positiva, pasando del 18% de imagen positiva en noviembre de 2017 a un 28% en la actualidad. El crecimiento de la imagen positiva de CFK no implica que haya experimentado una mejora global, ya que su imagen negativa en la actualidad llega casi al 70%. Este es el dilema CFK para la oposición en su conjunto: pese a que su imagen aumenta el rechazo hacia ella permanece muy alto, y no es capitalizado, al menos hasta ahora por ningún político de la oposición.

Al respecto, cabe destacar el posicionamiento de Ricardo Alfonsín, ex candidato presidencial de la UCR en 2011, y de Roberto Lavagna, ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, y ex candidato presidencial en 2007. Ricardo Alfonsín, sostenidamente tiene una imagen positiva que oscila entre el 51% y el 47%, según nuestra última medición. La imagen de Roberto Lavagna, oscila en nuestras mediciones entre 36% y el 33%, con muy poca imagen negativa.

En una situación similar se encuentra el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. La imagen del ex candidato presidencial de 2015, Sergio Massa, se encuentra en esos niveles (30%), aunque en retroceso respecto del 56% de imagen positiva que presentaba en junio de 2016 cuando era el dirigente con mejor imagen.

Diario Perfil
Diego Reynoso
03 de Septiembre de 2018
La oposición no crece pesas a la caída en la imagen del gobierno