Federico Sturzenegger: "Un país con cepo no puede crecer, porque nunca será atractivo para la inversión"


Federico Sturzenegger
Profesor de la Universidad de San Andrés

Tras dejar la presidencia del Banco Central, Federico Sturzenegger es profesor plenario en la Universidad de San Andrés y el próximo año retomará el curso que enseñaba en la Universidad de Harvard antes de ingresar en la función pública en la Argentina, en 2008.

En su primera entrevista tras dejar la presidencia del Banco Central, en 2018, el economista Federico Sturzenegger defendió la gestión del gobierno de Mauricio Macri y recomendó eliminar el cepo para acumular reservas y permitir que la economía crezca.

-Los analistas económicos coinciden en que el tipo de cambio actual no está atrasado; sin embargo todavía hay mucha tensión cambiaria. ¿A qué se debe?

-El presidente de un Banco Central de la región me dijo una vez: "En mi país, el dólar es un problema cuando sube, es un problema cuando baja y es un problema cuando está quieto". El dólar siempre es un tema. Hoy la tensión se genera básicamente porque el Gobierno tiene un desequilibrio fiscal que cubre con emisión, y no sabés donde puede terminar.

-¿Cómo se puede cerrar la brecha cambiaria entre el dólar oficial y los alternativos?

-Ordenando lo fiscal por un lado y con políticas que generan confianza y que permitan mejorar la productividad por otro. Anunciar expropiaciones de empresas, por ejemplo, no ayuda, sobre todo en este momento, porque la pandemia hará que las tasas de interés queden bajas por mucho tiempo. La economía mundial se digitalizará y se sabe que las empresas de tecnología necesitan de mucho menos capital físico. Si la gente hace un día de teletrabajo, la demanda de infraestructura de transporte urbana cae 20%; si hace dos, 40%. Va a derrumbarse en el mundo la demanda de inversión en muchas áreas. El resultado será una abundancia de capital. Por eso Jordania con un cociente de deuda a PBI del 90% colocó hace unos días deuda a menos del 5%. Colombia, Brasil e Indonesia están colocando entre el 2 y 3%. Entonces nuestras empresas podrían hoy acceder a capital baratísimo. Pero no solo no acceden, sino que por el cepo no pueden siquiera cancelar sus obligaciones actuales. Entonces YPF, sentada arriba de un activo como Vaca Muerta, en vez de financiarse al 2% se financia al 12%. Es decir que no solo no mejoramos la productividad, sino que peleamos al capital que está regalado.

-¿Es posible quitar el cepo?

-Obvio. ¿Cuántos países tienen un cepo? Tener un cepo en este mundo de abundancia de capital parece un sinsentido. Escucho que no se puede sacar el cepo porque no hay reservas, y yo creo que es al revés: no hay reservas porque hay cepo. ¿Quién va a traer lo que no puede sacar? De hecho, nosotros sacamos el cepo en un día y acumulamos US$40.000 millones de reservas en los dos años siguientes. Un país con cepo no puede crecer, porque mientras haya cepo nunca seremos un destino atractivo para inversión interna ni externa.

-¿Cree que fue apresurado haber quitado el cepo cambiario tan rápido en diciembre de 2015? También se criticó la flexibilización que hubo en el mercado financiero, que permitió la salida de capitales de forma tan rápida.

-Creo que la eliminación del cepo fue uno de los logros más notables del gobierno de Macri. Un país con cepo no puede crecer. No lo hizo entre 2011 y 2015 y no lo va a hacer ahora. Los kirchneristas deberían repasar muy bien la política económica de Néstor Kirchner y aprender de ella. Y el cepo no estaba en el menú. Respecto de la flexibilización creo que hicimos una revolución en inclusión financiera y medios de pagos, cuyos frutos todavía hoy se están cosechando, el código QR y los e-cheques son dos ejemplos muy ilustrativos.

La Nación
Federico Sturzenegger
24 de Agosto de 2020