Edgardo Buscaglia: Las redes criminales de América Latina han "contaminado la democracia"


Duncan Tucker

Las bandas criminales están "contaminando la democracia" en México mediante la financiación de las campañas políticas e incluso la compra de deuda pública para lavar su dinero sucio, según Edgardo Buscaglia, uno de los principales expertos mundiales sobre la delincuencia organizada internacional.

El investigador en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia y autor del nuevo libro, “Lavado de dinero y la corrupción política”, Buscaglia dijo a The Independent que un "pacto de impunidad política" inhibe el gobierno de México desde la lucha contra la delincuencia financiera.

"Existe una relación entre el dinero sucio en la política y la inacción y la parálisis del gobierno mexicano", dijo.

"El gobierno mexicano no toma medidas en los casos de las empresas involucradas en el lavado de dinero del narcotráfico y otros delitos financieros [porque] en algunos casos, estas empresas financian las campañas políticas a nivel local, estatal y federal."

El gobierno de Estados Unidos estima que más de 19 mil millones de libras en dinero lavado cruza la frontera con México cada año, mientras que la organización no gubernamental Global Financial Integrity estima que más de 34 mil millones de libras en fondos ilícitos fluye fuera de México cada año, la tercera más alta total en el mundo, después de China y Rusia.

Buscaglia afirma que la cantidad de dinero genera a través de la corrupción política en México, incluyendo el fraude fiscal, cohecho, malversación y tráfico de influencias, supera incluso las grandes sumas generadas por el tráfico de drogas. También advirtió que cárteles de la droga han comenzado a utilizar las empresas delanteros para comprar deuda pública en los estados con inusualmente elevados déficits, como Coahuila y Chiapas.

Buscaglia instó a las autoridades mexicanas e internacionales a hacer más para enfrentar el lavado de dinero, lo que facilita no sólo el tráfico de drogas sino también secuestros masivos, la esclavitud sexual, la extorsión y la corrupción política generalizada, entre otros delitos.

En los últimos años, el gobierno de Estados Unidos ha multado a HSBC y Citigroup $ 1,9 mil millones y 140 millones de dólares, respectivamente, después de que sus subsidiarias mexicanas violaron leyes contra el lavado de dinero; sin embargo, no hay empleados de ambas orillas han enfrentado cargos criminales.

La comunidad internacional debe hacer más para presionar a México, dijo Buscaglia, mientras que el propio México debe permitir una mayor supervisión pública de la auditoría de las finanzas públicas y los fondos de campaña.

Más de 1.000 personas asistieron al lanzamiento del libro de Buscaglia en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara a principios de este mes, un signo de la creciente toma de conciencia y la ira pública en el lavado de dinero y la corrupción.

"Creo que es muy importante que estemos atentos a lo que está sucediendo. Creo que la sociedad está cansada del círculo vicioso de la corrupción en México, pero si queremos cambiarlo tenemos que abrir nuestros ojos ", comentó Gabriela Martínez, un estudiante de marketing local, a The Independent.

La segunda ciudad más grande de México, Guadalajara, se enorgullece de ser el hogar del tequila y la música de mariachi. En los últimos años también se la asocia con el lavado de dinero.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha sancionado a más empresas para el blanqueo de dinero en Guadalajara que cualquier otra ciudad en México. Estos incluyen restaurantes populares y clubes nocturnos, centros comerciales, salones de belleza, tiendas de zapatos, empresas de construcción, casas de empeño y hasta una granja de avestruces.

Mientras que el gobierno de Estados Unidos puede prohibir a sus ciudadanos hacer negocios con empresas de la lista negra y confiscar todos los bienes que poseen bajo su jurisdicción, no puede obligar a los mexicanos a hacer lo mismo.

Algunas empresas han cerrado sus puertas desde que fueron identificadas pero muchas seguirán operando. Al menos tres estaciones de servicio de Guadalajara todavía tienen concesiones válidas con el gobierno de México a pesar de estar en la lista negra en los EE.UU. Otros negocios que reciben subsidios del gobierno están vinculados a los familiares de la tristemente célebre jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, señaló Buscaglia.

Algunos ciudadanos de Guadalajara están enojados porque a los criminales se les permitió inundar su ciudad con dinero del narcotráfico. "Hay muchos negocios armados aquí con dinero sucio, especialmente las estaciones de servicio, pero el gobierno nunca hace nada al respecto", dijo Raúl, un conductor local Uber quien pidió que su apellido se retendrá a la preocupación por su seguridad.

Sin embargo, Diego Petersen, columnista de un periódico local, dijo a The Independent que amplios sectores de la sociedad, incluyendo secciones de los medios de comunicación, empresarios y el gobierno, prefieren ignorar el tema.

"Hay una gran hipocresía hacia el tráfico de drogas aquí porque la gente rechaza la violencia, pero acepta el consumo de drogas y especialmente el lavado de dinero ya que significa un montón de dinero fluye en la ciudad", dijo.

Petersen dijo que Guadalajara se convirtió en un importante centro de lavado de dinero después de que los mayores capos de la droga se mudaron a sus familias a la ciudad en la década de 1980 y comenzaron a invertir fuertemente en la economía local. La afluencia de dinero sucio creó un efecto de goteo que ha beneficiado a muchas familias en esta ciudad de más de cuatro millones de habitantes.

"Cuando las bandas criminales están tan profundamente arraigados en la sociedad es muy difícil evitar hacer negocios con ellos. Usted puede sospechar lavado de dinero de alguien, pero nunca se sabe a ciencia cierta ", añadió Petersen. "El problema es que hay tantos beneficiarios de lavado de dinero que nadie está interesado en la lucha contra ella."

(*) Edgardo Buscaglia se desempeña actualmente como Profesor Visitante del Departamento de Derecho de la Universidad de San Andrés.

The Independent
Duncan Tucker
30 de Diciembre de 2015