Diego Reynoso: La satisfacción política, según territorio, género e ingresos


Los Indicadores de Satisfacción Político Institucional, por segundo mes consecutivo que desarrollamos conjuntamente Ipsos Argentina y la Universidad de San Andrés, nos ayudan a visibilizar unas primeras tendencias.

La satisfacción respecto de “cómo marchan las cosas en el país” manifestó un pequeño repunte pasando de 4.6 en el mes pasado a 4.8 para el mes de junio. Una buena noticia para el Poder Ejecutivo es que el mismo aumento se verifica respecto de la satisfacción en relación a su desempeño, que pasa de 4.4. a 4.7. Por supuesto, estos datos son promedios nacionales.

Cuando desagregamos por NSE, región o por preferencias políticas las cosas, desde luego, cambian. La satisfacción con el Poder Ejecutivo trepa a 5.1, si consideramos los niveles económicos más altos, y cae a 4.3 en los estratos más bajos. De igual forma, el promedio de satisfacción política de los votantes de Mauricio Macri trepa a 5.8, se reduce a 4.5 entre los votantes de Sergio Massa, y cae a 3.2 entre los votantes de Daniel Scioli. Desde luego, la aprobación del gobierno también varía entre estos diferentes tipos de votantes en idénticas proporciones.

También se observan variaciones territoriales: mientras en CABA, el interior de la PBA y, paradójicamente, en Patagonia la satisfacción con el desempeño del Ejecutivo está por encima de la media nacional, en el GBA, en Cuyo y NOA la satisfacción está por debajo.

En cuanto al género, los hombres (4.5) están menos satisfechos que las mujeres (4.8) con el desempeño del Poder Ejecutivo, misma diferencia que se encuentra entre los entrevistados con menos educación y más educación.

Considerando la situación general agregada, hay que destacar que si bien el 54% aprueba la gestión del Presidente, solo el 26% manifiesta estar satisfecho con su desempeño. El electorado, a nuestro juicio, está distinguiendo claramente entre dar su apoyo, aprobar y estar satisfecho con los resultados de la gestión.

La incógnita a resolver radicará en qué medida este repunte puede ayudar a cerrar la brecha entre satisfacción y apoyo, antes que este último comience a erosionarse. 

 

Diego Reynoso es Director de ISPI, Investigador CONICET, Profesor UdeSA

Clarín
21 de Julio de 2016