Cinco pautas para formar hoy a los docentes en la Argentina


Axel Rivas
Director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés


El especialista Axel Rivas reflexiona sobre qué se necesita para una adecuada política de formación de los maestros. 

La formación docente es una pieza fundamental en un mapa más amplio de cambios educativos necesarios. ¿Qué características deberían tener los docentes que se forman hoy?

Primero: deben estar convencidos que todos tienen derecho a la educación y que cada alumno es capaz de aprender de manera ilimitada para desactivar mecanismos de reproducción de las desigualdades. Las creencias de justicia necesitan conocer qué se puede y debe hacer ante situaciones de vulneración de derechos y poder actuar en los entornos más difíciles con formación específica.

Segundo: los docentes deben tener amplio dominio disciplinar de los contenidos que enseñan. Expandir los horizontes pedagógicos requiere fuertes dosis de conocimiento especializado y, sobre todo, el desarrollo del interés y en lo posible la pasión por aquello que se enseña. De otra forma lo que se aprendió alguna vez en la formación será un compartimento estanco en la vida docente, que solo revive para ser enseñado.

Tercero: hay que formar las destrezas pedagógicas para diseñar situaciones de enseñanza variadas. Hay que tener capacidad de crear proyectos, clases y recorridos que se basen en los conocimientos científicos actualizados sobre la enseñanza y en las teorías cognitivas sobre el aprendizaje. También hay que aprender a hacer investigación aplicada en la práctica para traducir la ciencia en contexto.

Cuarto: necesitamos docentes que sepan abrir el mundo del conocimiento a sus alumnos. La multiplicación de fuentes de conocimiento posibles a partir de Internet abre un nuevo rol docente: la curaduría de contenidos. Los docentes deben saber prolongar el aprendizaje, generar redes expansivas de lecturas, recomendar plataformas, videojuegos educativos y diversos recursos que hagan sentir a los alumnos que el mundo del conocimiento empieza, no termina, en el aula.

Quinto: es clave formar docentes que tengan una mentalidad abierta, de constante crecimiento, con capacidad de pregunta y problematización de las inercias. Necesitamos docentes que innoven en un sentido profundo: que puedan cambiar su mirada a lo largo del tiempo, que tengan una mentalidad científica basada en la duda, la hipótesis y la evidencia.

Esta formación docente está presente de maneras muy dispares y dispersas en la actualidad. La política nacional de formación docente reciente ha asumido los desafíos de caminar en este complejo camino. Se necesita mayor inversión, continuidad y creación de capacidades en la gestión estatal de las provincias para potenciar transformaciones que llevan tiempo. Todo esto requiere un contexto favorable para mejorar el salario docente y revisar la carrera docente. Sin una visión más profesional de la enseñanza será más difícil crear nuevos modelos de formación docente. Se trata de un desafío integral de potenciar la docencia para lograr un genuino crecimiento del país.

CLARÍN
Axel Rivas
18 de Marzo de 2019
educacion