Economía


Lo que más me gustó de mi intercambio fue, sin dudas, el aspecto cultural. La ciudad de Montréal, así como la universidad, es súper cosmopolita. En el subte, en la calle, en los locales van a ver gente de muchas culturas y países distintos y escuchar también varios idiomas. Creo que este rasgo de la ciudad y el hecho de que en la universidad conocés e interactuás con muchísimos estudiantes internacionales es lo que más valor le agregó a mi intercambio y, consecuentemente, a mí como persona.

Al principio tuve mis dudas, puesto que Lisboa no es el destino típico que a uno se le viene a la mente cuando piensa en Europa, de hecho no era mi primera opción, pero sin lugar a duda haber aceptado ir fue la mejor elección que pude haber hecho.

Media Folder: 

 

Media Folder: