Una universidad de ensueño


programas.internacionales
Creo que el intercambio es una de las experiencias más reales y humanas que existe. Comprender cómo se vive en otra parte del mundo, adaptarse a la cultura, las formas de vida y relaciones. Recomiendo al 100% realizar un intercambio a la Universidad de Leeds porque creo que además de ser una universidad de excelencia, expone al alumno a un mundo totalmente nuevo, donde uno debe relacionarse, debe hacerse oír y debe participar. Es una universidad en donde la unión es de gran importancia. Donde no importa de qué lugar provengas o de qué clase social, todos somos estudiantes a los cuales se nos juzga de la misma manera. El lugar tiene que ganárselo uno mismo. Un encuentro continuo entre estudiantes y profesores. Debo admitir que el campus es de ensueño. Es una ciudad. Tiene más de 100 edificios. Tiene supermercados, 4 bares y terrazas e incluso 2 boliches y un lugar de eventos donde se llevan a cabo recitales muchas veces. Me sentí en casa. La “Union” es el centro de estudiantes donde todo está hecho para el alcance del estudiante. Es un lugar de encuentro, donde también tenés apoyo psicológico o social. Donde se reúnen los estudiantes después de rendir un examen o simplemente a tomar una cerveza después de cursar. Es un lugar donde te das el “break” del estudio. E incluso en épocas de no estudio, uno también encuentra actividades para realizar. Incluso algo muy bueno que tiene el campus es que tiene “societies” lo que te permite adentrarte en cualquier actividad que a vos te resulte novedosa o te guste. Y los grupos que se arman dentro son muy lindos y duraderos. La apertura cultural es enorme, por lo que la universidad tiene muchísimos programas tanto de ayuda como actividades divertidas para los chicos de intercambio. No existen diferencias ni barreras cuando uno es parte de la universidad. Siempre me sentí bienvenida tanto por mis compañeros de intercambio, como por los locales que cursaban la misma materia que yo. Realmente tuve la mejor de las relaciones. No voy a decir que es todo color de rosa porque no lo es. La realidad es que la universidad siempre me dio apoyo y un lugar con el que contar si me sucedía algo. Y me brindaron mucha contención y atención cuando la necesité. No es fácil estar lejos de casa, no es fácil vivir en un lugar donde todo es tan distinto, pero es parte del crecimiento personal y lo volvería a elegir mil veces más. Leeds se lleva una parte de mi corazón, y ya decidí volver a hacer el master allá.
Nov 07, 2018



Añadir nuevo comentario