Una ciudad que no te deja de sorprender


programas.internacionales

 

Es muy difícil elegir el aspecto preferido de mi intercambio, pero creo que me quedo con la independencia que te brinda estar en un lugar nuevo. Estando allá, lejos de tu rutina de todos los días, podés de a poco ir eligiendo qué te divierte, qué no e ir llenándolo con cosas que te interesan, podés animarte a probar actividades nuevas, podés darte tiempo para vos mismo, podés salir y simplemente pasear, no hay reloj ni obligaciones (fuera de la facultad) que te limiten.

Realmente Barcelona es una ciudad que no te deja de sorprender, caminarla y pasearla es descubrir siempre algo nuevo. Y hay de todo, cada zona tiene su magia especial. Yo siempre había escuchado hablar mucho de Barcelona, entonces fui con muchas expectativas, y cuando llegué, no entendí qué era eso que la gente tanto amaba porque me parecía una ciudad lindísima, pero tampoco algo fuera de lo común. Y fue cuando empecé a pasearla, a conocerla, a vivirla, cuando entendí que es más el tipo de vida que uno hace ahí lo que te enamora y, obviamente, todos los rincones que uno a simple vista no encuentra. Realmente llegué a entender cómo sería mi vida si viviera ahí y sentirme local fue lo que más me gustó.

Josefina Craveri, estudiante de Administración de Empresas y Contador Público, realizó su intercambio a Universitat Pompeu Fabra en otoño de 2018.

Añadir nuevo comentario