En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

Cecilia Valleboni y Andrés Engler

Actualidad

Pedro Frías: Incubadoras de negocios

"Queremos que nuestros estudiantes miren bien para leer el mercado, los requisitos, las amenazas. Es un ejercicio continuo", propuso el director del MBA.

¿Hacer un MBA para llegar a ser CEO en algún momento? La pregunta resuena en la cabeza de muchos profesionales que cada año analizan opciones, destinos e instituciones para lograr un impulso en sus carreras. Las universidades tienen un abanico de razones, aun cuando saben que gestionar una empresa o planificar un start-up en la realidad argentina equivale a un intenso posgrado. El cambio de reglas la sofisticación de la actividad empresarial y la evolución tecnológica, cada uno, desde su lugar de relevancia, plantean desafíos para los managers. Sin alejarse de sus contenidos tradicionales ni perder el foco en el desarrollo profesional, las escuelas de Negocios ponen el acento en las herramientas para entrenar las habilidades blandas y gestionar en contextos de incertidumbre. Pero la coyuntura no es el único motivo. Hay algo más trascendental: los alumnos buscan un incentivo que los saque de su zona de confort y les abra la cabeza.


"El foco está en la multidisciplina. Renovamos la experiencia: del típico análisis de casos clásicos y los elaborados in house (como Petrobras, OSDE y Tía Maruca, entre otros) pasó a una metodología más activa", cuenta Martín Zemborain, miembro del Consejo de Dirección del IAE y director Académico Comercial. La escuela de Pilar trabaja en la transformación de la persona en tres aspectos: conocimientos técnicos, actitudes y en ser agentes positivos de cambio. Para esto, en su propuesta incluye actividades outdoor que ayudan a fortalecer el team building, la confianza y el liderazgo. También, posee un simulador de gestión de una empresa de servicios, precisamente un hospital, y hasta de lego gamas. En este sentido, la última novedad es un programa de arte y management. "Con pintura o videos lo que se busca es abrir la cabeza de los alumnos y que logren un pensamiento crítico", enfatiza. En su MBA full time incorporó el modelo estadounidense de summer jobs, donde los alumnos -de los cuales el 50 por ciento son extranjeros y tienen, en promedio, 28 años- trabajan en consultoría en empresas. Además del programa full time, la b-school tiene comisiones de Executive MBA (EMBA), una en Rosario, una regional y la novedad, el EMBA Baires, que se dicta en la Capital. "Fue muy bien recibida: nos encontramos con gente que quería hacer el master pero no le quería quitar tiempo a su trabajo", describe Zemborain sobre el programa que se cursa los miércoles en Microcentro y los sábados en el campus de Pilar.


La Universidad Torcuato Di Telia (UTDT) también sigue apostando por lo blando, dado que muchas de las cualidades determinantes de un líder pasan por ese aspecto. "Lo soft es lo más difícil de incorporar. Las herramientas técnicas-como la tasa de retorno, valuaciones- se aprenden y a la semana se está haciendo Excels", cree Sebastián Auguste, director del MBA y EMBA, quien plantea diferencias: "Cuando se habla de inteligencia emocional, de cómo manejar situaciones, lidiar con grupos... no se incorpora de un día para el otro. Y es bueno ver que lo experimenten de diferentes maneras y mucho", opina. Aproximadamente 240 alumnos ingresan por año en las cuatro comisiones de su MBA, que dura 15 meses. "El año pasado agregamos una modalidad intensiva, especialmente para alumnos extranjeros. En vez de dos materias por vez, cursan cuatro", cuenta Auguste, que además cita la oferta del EMBA, cuyo público promedia los 39 años, a diferencia de la maestría tradicional, que orilla los 30 años. "No me gustaría bajar la edad. No es el modelo estadounidense, para chicos jóvenes", avisa.


Estanislao Bachrach fue una de las figuras elegidas por la casa de estudios, que con su equipo de profesores confirma que no sólo busca un buen manejo del espectro marketinero y comunicaciones desde su departamento interno. Tras comenzar enseñando la materia de Innovación, el doctor en Biología Molecular comenzó a escribir en pizarrón los tópicos de su nueva clase: Inteligencia Emocional. "Él se fue volviendo más soft e investigando encontró muchas cosas de ese tipo de inteligencia, mezclando Neurociencia con negocios", dice Auguste, que también posó su mirada sobre Mariano Sigman, doctor en Neurociencia que, con su nuevo libro, "La vida secreta de la mente", buscará acercarse a su manera al éxito editorial reciente de Bachrach. Al hijo de Hugo -reconocido empresario de la escena local- lo recibieron con un laboratorio de Neurociencia en la universidad. "Nos gustaría acompañarlo con alguien que haga Neuromanagement", dice Auguste.


El director también tuvo tiempo de ocuparse de la parte de Recursos Humanos: captó al histórico profesor del IAE, Andrés Hatum, que cambió Pilar por Núñez. "Ha sido una muy buena adquisición. Junto a Paula Molinari vamos a tener una pata muy fuerte en el área de Recursos Humanos", admite Auguste. Hatum no vino solo, ya que desembarcó junto a Eugenio Marchiori. "Teníamos una materia que se llamaba Cambio y Transformación Corporativa. Pero nos dimos cuenta de que a los alumnos no les terminaba de gustar. Y la hemos cambiado a temas de liderazgo", dice.


Pedro Frías, director del MBA de la Universidad de San Andrés (UdeSA), es equilibrista entre lo moderno y lo necesario. "Hay que tener las dos patas. Las individuales, sí; pero con el foco en saber hacer negocios", afirma. El académico cree que aún es importante inculcarles a los alumnos el buen olfato que busca buenos acuerdos; o en su defecto, buenos anteojos. "Queremos que miren bien para leer el mercado, los requisitos, las amenazas. Es un ejercicio continuo", propone, y distingue el cambio de enfoque de los programas. "En 1940, en Harvard, en las reuniones informativas tenían sentados a ingenieros y financieros, a quienes les daban matrices de transporte y les pedían cálculos numéricos complejísimos sin computadora", rememora. La situación no es la misma hoy: "Se trata de cómo aprendo cómo me destrabo de mis cosas, quién soy y qué quiero para mi vida. Y cosas de auto reflexión". Además, cree que las herramientas suaves son las que destraban el camino a seguir. "Es lo que se demanda". La mirada integral, plantea el directivo, se forjará a medida que el alumno pase sus días puertas adentro. "Formamos para que los alumnos sean los número uno, o hablar con ellos de igual a igual. El gerente General debe ser como un médico clínico, que después preguntará a un especialista. Los tips los debe tener", dice.


"Los casos vivos tomaron mucha relevancia. En los últimos años, el ambiente de negocios en la Argentina se diferenció mucho de lo que uno lee en un caso clásico de Harvard. Quedaba como muy lejano", cuenta Sergio Pernice quien está al frente junto a María Alegre del MBA de la Universidad del CEMA (Ucema). Así, además de los casos que elaboran sus profesores full time, en las aulas de la escuela los alumnos toman como materia de estudio la empresa en la que se desarrolla profesionalmente uno del equipo y con las herramientas del curso, se busca una oportunidad de mejora.


"Lo que hace nuestro MBA es transformar profesionales en líderes de negocios", define Alegre. Sus alumnos-dice Pernice- son perfiles exitosos en una corporación y en su especialidad típicamente, llegaron a un techo o están cerca de alcanzarlo. "La única manera de dar el salto es transformándose en un líder general: con una visión 360°, estratégica manejo de gente, los lenguajes de cada área. Gana mucho peso todo lo que tiene que ver con habilidades blandas" reconoce Alegre. Cuenta que, en el contexto de los cursos el cuerpo de profesores desarrolla vínculos de coach-coachee, procesos de diagnóstico, planes de mejora e incorpora herramientas de comunicación, gestión de personas y trabajo en equipo a lo largo de las clases.


Este año, por primera vez, los alumnos irán un fin de semana a una estancia para hacer una experiencia de inmersión por dos días. "Es el cierre de trabajo de la cátedra, con trabajos outdoor, actividades en equipo, comunicación hasta articulado con un cambio de fase: dejar de ser alumno a graduado. Y con alguna instancia de tipo celebratorio", describe Alegre. "Idealmente, serían buenísimos los viajes a conocer empresas de otros lugares del mundo. La realidad es que, como todos trabajan, es muy difícil organizarlo", añade Pernice.


Con su estilo, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires se mete dentro de la oferta argentina de MBAs. Encasillada como casa de estudio para ingenieros de mentes brillantes, busca quebrar el prejuicio instalado. Una de las ofertas con que lo hace es la Maestría en Dirección Estratégica y Tecnológica que ofrece dos versiones de su modalidad part time. "La columna vertebral es similar a uno tradicional, en su primer año. Pero ningún MBA tiene nuestra visión tecnológica. Y lo hacemos de manera íntegra", destaca Diego Luzuriaga director de la Escuela de Postgrado y de la maestría. El plan de estudio se jacta de tocar toda la cadena de valor: políticas de innovación, su economía, sectores productivos, micro y macro, y hasta gestión innovadora dentro de una empresa entre otros tópicos, como el emprendedurismo.


En la institución reconocen la demanda de temáticas soft y afirman que también poseen la oferta. "Piden mucho los temas blandos, y contamos con varios profesores especializados en ello. Trabajamos con inteligencia colectiva, cocreación, Design Thinking y Project Based Learning", apunta Luzuriaga, quien aclara que la escuela, por definición, siempre tuvo una formación metodológica sólida. "Aun si el alumno se mueve en lo más blando, debe tener metodología. Si discute un emprendimiento, lo hará con un modelo de proyección financiera hasta la última coma, y calculará tasas de retorno en base a 18 escenarios macro, modelos de salida y me dirá quién y por qué lo va a comprar".


Las motivaciones para ingresar al iTBA son variadas. "Algunos quieren un cambio en sus vidas. Pero también hay quienes vienen a buscar 10 tips para ser gerentes y validar el salto", reconoce Luzuriaga. Desde la UTDT, Auguste plantea una situación similar: "Muchos vienen buscando una señal certificar conocimiento. Pero el 90 por ciento se va con un cambio personal. Los transforma mucho más de lo que creen".


EXPECTATIVAS DE CAMBIO


Si bien las escuelas no registraron un aumento en las inscripciones del primer semestre, notaron un incremento en los ingresos de mitad de año. Algunas dejan entrever que la expectativa de cambio que generó el proceso electoral elevó el interés por la capacitación. Pero, en general, el mercado se mantuvo estable y el número total de profesionales que cursan un MBA sigue girando en torno a los 1000, como desde hace unos años.


"Veo tasa de desocupación que antes no veía", dice un directivo que apela al lunfardo amparado en el anonimato. "Hay gente que se queda sin laburo, que está cursando, y me pide algunos meses para acomodarse. Son más esas noticias que las de alumnos que suben al cargo de Gerente", reconoce.


Auguste, de la UTDT, dice que en otros países de la región "no pueden entender la poca gente que está estudiando un MBA en la Argentina". Y Frías, de UdeSA, confirma que el mercado no creció como debería haberlo hecho. "La decisión de ingresar a un MBA desata un proceso de autoselección muy fuerte", indica Alegre. En la escuela de la calle Córdoba, dicen el perfil cambió en los últimos años. La tendencia es hacerlo con más seniority y mayor balanceo de género (en sus aulas el 35 por ciento son mujeres). La Ucema, que posee hace 15 años la acreditación en AMBA, se convirtió en la primera bschool fuera de Europa que califica en el Advance Acreditation Process, una reacreditación acelerada que se le hace a las escuelas que llevan 15 años con reuiews "sobresaliente". "Si nos basamos en el número de interesados y cantidad de entrevistas, el año que viene habría un crecimiento interesante", acompaña Pernice. La entidad forma cuatro comisiones, de las cuales tres comienzan en marzo y la restante, entre junio y septiembre. Tiene 32 alumnos por aula.


Con cada nuevo ciclo, las escuelas de Negocios realizan ajustes a sus propuestas. El IAE implemento un proceso de relanzamiento de sus materias optativas (algunas, dadas por profesores internacionales). Estas materias, además, refuerzan el networking, ya que al margen de cruzar a todas las comisiones que cursan los programas, también, se abrieron a antiguos alumnos. Este año, sumó a su oferta para el segundo año del EMBA optativas como Finanzas Para Emprendedores, Emprender a maestría tecnológica fondo y Sport Management.


"Es una forma de cumplir las demandas y requerimientos de los participantes", explica Zemborain. Por ejemplo, este año, lanzó la red SUMA, una iniciativa dirigida a antiguos alumnos dueños de PyMEs que tiene como objetivo acompañarlos en la implementación de nuevas ideas y conocimientos en sus empresas. Tanto en las definiciones estratégicas, como en los procesos de ejecución y cambio. También, hubo novedades, de la mano de nuevos programas. Su propuesta para el segmento de alta dirección -que conforman el recientemente lanzado EME (Estrategia, Movilización y Ejecución) y el PAD (Programa en Alta Dirección)-creció un 25 por ciento en participantes. Con vistas a 2016, la institución continúa trabajando en creatividad e innovación, uno de los focos en el que coinciden todas las escuelas. Lanzará "IN", programa dirigido a empresarios y emprendedores que busquen desarrollar una cultura innovadora. "Tratará temas como sustentabilidad e innovación, imaginando el futuro, innovación en ciudades, open innovation, neurociencias y business inteligence", detalla.


En la UdeSA, alrededor de 60 alumnos ingresaron en 2015 año en el que se lanzó una nueva versión del MBA, que ya cuenta con sus tradicionales modalidades los días viernes a la tarde y sábado a la mañana, y lunes, miércoles y sábados también part time. "Ahora tenemos una que es los viernes y sábados, pero en el campus de Victoria", detalla Frías. "Es un programa equilibrado, con más contenido de estrategias de negocio: de cambio, de reposicionamiento, para estudiarlas y vivenciarlas". Y en su pata internacional, la casa de estudios sigue posicionándose fuertemente. "Cerca de 20 alumnos hacen intercambio por un trimestre". Los destinos más concurridos: Alemania y Francia. El más deseado, Kellogg; aunque cinco letras separen a la mayoría de los deseosos: TOEFL. “Piden un nivel muy alto", argumenta.


La UTDT continúa virando hacia una mayor customización de su plan de estudio, con sus materias optativas. "Fuimos expandiendo las ofertas de ese tipo", dice Auguste. Si antes eran dos las optativas, hoy son cuatro, con la opción de hacer más sin crédito. "También talleres que acompañan al MBA de manera extracurricular, y tienen mucho contenido para desarrollar habilidades blandas", cuenta Auguste. Por caso, uno realizado recientemente llevó por nombre Stress Management. "Lo dio un médico, con una mirada totalmente distinta". En la Ucema las materias optativas también cobran relevancia, para que, más allá del tronco común y generalista, cada quien pueda balancear su recorrido de acuerdo a sus intereses. Este año incorporó "Management en acción" donde cada semana concurre un CEO a presentarle a los alumnos un problema crítico que tiene en su organización. Se hace un trabajo de análisis y un debate colaborativo para abordar el problema .También incorporó la materia "Alta Gerencia", a cargo de Ernesto Barugel (N.d.R.: fue director de Barugel, Azulay y Cía y participa en el board de empresas en la Argentina y en el exterior), que acerca los problemas de agenda en los distintos roles de la alta dirección. Las materias electivas tuvieron diferente destino en UdeSA. "A partir del año que viene, el programa de orientaciones desaparece y estará compuesto de tres ciclos: Introductorio Ciclo de Fundamentos y Ciclo de Aplicación, que es de profundización de herramientas y conceptos del management y los negocios. Eso reemplazará a las orientaciones", explica Frías.


"Sacando a los grandes centros urbanos, a nivel posgrados hay falencias para llegar a todos los candidatos del interior", destaca Ricardo Smurra, exdecano de la Facultad de Ciencias Económicas de UADE que tomó la dirección de la escuela de negocios a mediados de este año. Por eso, el foco de la b-school fue llevar su experiencia en virtualidad -que trabaja hace cinco años en las carreras de grado- a los posgrados. "Para 2017 queremos tener un MBA virtual", se entusiasma. Además, está en carpeta el MBA Internacional. De cara a 2016, una de las modificaciones recaerá sobre el trabajo final del MBA que cursan unos 300 alumnos por año (que se suman a 200 en las maestrías de especialización).


"Queremos simplificar los procesos: que no se transforme en una carga mental, porque, si no, no terminan la tesis", admite Smurra. Esto se traduce en facilitar procesos internos y que la defensa oral tenga mayor peso que la parte escrita. "Ahí vale todo. Lo técnico, cómo se presentan, cómo se paran, cómo enfrentan y las capacidades para convencer", dice.


Más allá del MBA, la UADE Business School pone el acento en los programas de capacitación ejecutiva que, este año, crecieron un 20 por ciento en cantidad de alumnos. Lanzó un Curso en Dirección de Empresas, dirigido a mandos medios, que es online y tiene 20 participantes en su primera edición. En 2016 dictará un Programa de Desarrollo Ejecutivo, de un año de duración y 100 por ciento virtual. En los programas in company, la b-school creció un 15 por ciento. "Además de la capacitación que pide la compañía, lo complementamos con cursos de cocina, que entran como en la parte más lúdica de la habilidad blanda", explica el director.


El MBA de la Universidad Católica Argentina creció 10 por ciento en número de alumnos. Por año, recibe entre 60 y 70 nuevos participantes. "Es un programa inmerso en la evolución constante y donde el método se adapta a la pedagogía", define Christian Goldsztein, director del MBA de la casa de estudios de Puerto Madero. Este año, hizo especial hincapié en un programa a través del cual trabaja con ONGs en la que sus alumnos hacen consultoría. "Es optativo pero lo promovemos como opción de tesis, porque además es una oportunidad para ser un recurso de contribución social", explica. A sus dos ediciones anuales (empiezan en marzo y agosto), sumaría en 2016 un MBA full time, con cursada de lunes a jueves y foco, principalmente, en alumnos extranjeros (hoy, ocupan el 30 por ciento de sus aulas).


Cambio de foco


La coyuntura, en sí, no escapa de las aulas y se incorpora en los debates. En las aulas de Eseade, el director del Departamento de Administración, Alfredo Blousson, indica que la dinámica global del management hace que todas las materias incorporen momentos de actualidad y análisis. "Algo que cruzó transversalmente la currícula es la inclusión de tecnologías digitales en los negocios", cuenta. Y añade: "Creo que el MBA en cinco años será totalmente diferente y necesitará cambios profundos". El académico asegura que la demanda en 2015 creció un 20 por ciento, pero se redujo la financiación por parte de las empresas. Lo atribuye a dos motivos. Por un lado, que las organizaciones son cada vez más planas; por otro que no tienen la certeza de que ese recurso vaya a quedarse.


Con el 60 por ciento de sus alumnos de origen extranjero en la Universidad de Palermo (UP) vieron cómo su carnada en 2015, fue de sólo 120 personas, cuando en 2014 había llegado a las 200. "Cayó por el tipo de cambio, por la devaluación en distintos países y los permisos de compra de dólares en otros lugares", argumenta Fernando Álvaro, director de la maestría, que cuenta con siete especializaciones muchas de las cuales sufrirán cambios de nombre y currícula en 2016. "El mercado lo está demandando", dice. La única clásica que seguirá en pie será Estrategia de Operaciones, mientras que los estrenos serán variados: Marketing Estratégico, Comunicaciones Integradas y Comportamiento del Consumidor, Negocio y Marketing Digital, Inversiones y Finanzas aplicadas a Negocios, e International Business.


"Y el chiche nuevo -se entusiasma Álvaro-: Entrepreneurship y Business Innovation. La misión es abrirle la cabeza al alumno, y que eso se convierta en un negocio". La institución ya cuenta con su competencia de emprendedores dentro de las clases. El juego de palabras era obligatorio: Start UP. "A los ganadores les damos horas de consultorías con los profesores que ellos elijan, pagados por la universidad". Además, su centro emprendedor, Cedex, los conecta con incubadoras e inversores. "Tenerlos entre nosotros es una búsqueda estratégica nuestra", comenta. La oferta de la Universidad del Salvador (USAL) resalta a las orientaciones en su MBA. Así, los alumnos pueden elegir entre ramas como Recursos Humanos, Marketing, Sistemas de Información y Finanzas. El programa se dicta en conjunto con la Universidad de Deusto (España). El 20 por ciento de las horas de clase son dadas por profesores de la institución española. "El 30 por ciento de los alumnos terminan la maestría o especialización y toman otra", asegura Héctor Dama, decano de la Facultad de Ciencias de la Administración de la USAL. El MBA de la universidad jesuita mantuvo la cantidad de alumnos. Como novedad este año la cursada se trasladó a la sede de Lavalle al 1800 y, en línea con el crecimiento de las actividades outdoor, realiza en el campus de Pilar dos actividades por año.


La Universidad de Belgrano (UB) es otra de las que hace gala de sus especializaciones. Son tres: Dirección Estratégica Finanzas y Marketing. "Hemos modificado nuestra materia de decisiones de negocio. Hicimos una materia más larga con casos de Harvard", actualiza Marcelo Dabós, director del MBA, que cuenta con 80 alumnos y posee modalidades part time y full time, esta última orientada a alumnos extranjeros. "Aprovecharemos la reacreditación ante la Coneau el próximo año, para incorporar nuevos temas, que están en demanda, como las competencias soft, asuntos de negociación y de comunicación". Respecto al comportamiento de la matrícula, el directivo dice que no cayó. "No afecta la coyuntura, sino la competencia de numerosas nuevas universidades de la periferia de la Capital Federal", remata.