En contexto

Enfoques sobre la actualidad del país y del mundo

Comunicación Institucional

San Andrés en imágenes

Galería multimedia

+ San Andrés

Graduados

Irina e Iván Werning, dos graduados entre la economía y la fotografía

Los hermanos son reconocidos en el mundo: ella expone su obra en las principales galerías y museos, mientras que el nombre de él aparece mencionado como posible candidato a recibir el Premio Nobel de Economía.

En 2009, la revista The Economist lo había mencionado entre las “nuevas estrellas” de la economía mundial. Cinco años después, a fines de agosto pasado, Iván Werning fue incluido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la lista de los 25 economistas menores de 45 años más brillantes del planeta. En ambas selecciones, su nombre surgió tras consultas realizadas a colegas y académicos. “Es un lindo reconocimiento a mi investigación y su relevancia, pero hubiera preferido estar en la lista de 45 menores de 25 en vez de al revés”, bromeó cuando lo consultó el diario “Clarín”.

Werning fue elegido por el FMI a partir de sus estudios de macroeconomía, políticas monetarias y de estabilización. “Desde cómo diseñar seguros de desempleo o si deberíamos tener un impuesto a la riqueza, hasta cómo manejar la política monetaria de Estados Unidos en trampa de liquidez”, explicó.

A partir de la mención realizada por el FMI su nombre volvió a ser mencionado como unos de los candidatos a futuro para recibir el Premio Nobel de Economía.

En los 90 se graduó en Economía en San Andrés (integró la cuarta camada de egresados) y, tras un paso por la Universidad Di Tella, decidió desarrollar su carrera profesional en Estados Unidos. En 2002 obtuvo allí su doctorado en la Universidad de Chicago y en la actualidad es profesor del Departamento de Economía del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Un recorrido similar realizó su hermana, Irina, aunque con un final muy distinto. Recibió su título de economista en San Andrés en 1997 y luego encaró hacia el exterior, aunque matizó sus estudios con una afición artística: la fotografía.

Su obra es reconocida, acaso, por su proyecto “Back to the future”, en el que busca reproducir en forma lo más exacta posible situaciones del pasado vividas por diferentes personas. Así, un joven vuelve a posar de una manera idéntica (y por idéntica debe considerarse la misma corbata, los mismos anteojos, el mismo peinado) que tal como lo hizo en la escuela primaria, por ejemplo.

La idea le surgió mientras escaneaba las fotos del casamiento de un amigo, contó al diario La Nación en 2012. "Unos días después pasé por un edificio que estaba en una de las fotografías. Me quedé un rato mirando la construcción y pensé en cómo se verían los personajes de aquella foto hoy en día, y todo el resto igual", dijo.

“Back to the future” incluye más de 200 imágenes tomadas en Argentina, Israel, India, Uruguay, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Dinamarca, Islandia, Eslovaquia, Austria, República Checa, España, Italia, Holanda, Suiza y Grecia.

Para lograrlo, Irina tomaba contacto por mail con las personas a las que quería retratar y, nada menos, le proponía volver al pasado, como en lo hicieron en los 80 Robert Zemeckis y Steven Spielberg con Michael J. Fox, y Christopher Lloyd.

En la actualidad, Irina es una de las fotógrafas más respetadas del mundo y su obra se expone en diferentes naciones; la última de ellas, Rusia. Allí lo hará en noviembre junto a otros 34 representantes internacionales.

Iván e Irina son hijos de Pablo, uno de los profesores más reconocidos en San Andrés, amante de la literatura rusa, especialmente de León Tolstoi.