UdeSA, paradigma de colaboración entre profesores y alumnos

El paper “Peer Pressure: Experimental Evidence from Restroom Behavior”, escrito por el vicerrector Martín Rossi junto a nueve estudiantes y aceptado por Economic Enquiry, refleja los efectos de la presión social sobre el comportamiento.

La presencia de otra persona en el baño aumenta las probabilidades de lavarse las manos y de apretar el botón del urinal. Por lo menos así lo sugiere el paper “Peer Pressure: Experimental Evidence from Restroom Behavior”, trabajo de campo del profesor Martín Rossi y nueve estudiantes de posgrado que intenta dilucidar los efectos de la presión social sobre actividades o comportamientos que generan externalidades.

Realizado en el marco del curso de lectura dirigida en Economía Aplicada y aceptado por la publicación especializada Economic Enquiry, el experimento no solo ofrece resultados interesantes y significativos, sino que da cuenta de una tendencia en alza en el mundo de la academia y en UdeSA en particular: la colaboración entre docentes y alumnos en el diseño de prácticas e investigaciones.

A partir de una idea presentada por Rossi, profesor asociado de Economía y vicerrector de la Universidad, los estudiantes, de la maestría y del doctorado en Economía, desarrollaron el protocolo, condujeron el trabajo de campo y analizaron los hallazgos. Posteriormente, todos juntos escribieron el artículo, lo enviaron a publicar y respondieron las inquietudes de los referís en el proceso de revisión. En síntesis, el equipo fue responsable del proceso entero, desde la concepción hasta la publicación en la revista internacional, como parte de la materia.

“El trabajo enriqueció la formación de los estudiantes en maneras que exceden largamente a lo que usualmente se hace en un curso”, señaló Rossi. “En ciertos ámbitos, actividades inusuales como la descripta marcan un diferencial para la Universidad”, agregó.

La investigación

El experimento, basado en la observación directa en tres baños del Campus, estimó que la presencia de un observador incrementa un 13% las chances de que un individuo masculino se lave las manos después de utilizar un mingitorio. Asimismo, previó que eleva un 15% las probabilidades de que el sujeto apriete el botón tras usarlo.

Los baños seleccionados, explica el paper, cuentan con áreas cercanas que permitieron a los evaluadores esperar y escuchar el uso de los urinales y las canillas desde afuera.

Los autores del trabajo colaborativo, finalizado en diciembre de 2015, son, además de Rossi, Bruno Cardinale Lagomarsino, Matías Gutman, Lucía Freira, María Laura Lanzalot, Maximiliano Lauletta, Leandro E. Malchik, Felipe Montaño Campos, Bianca Pacini y Christian Valencia.

Martes, Enero 17, 2017