Por primera vez, la desaprobación del Gobierno supera a la aprobación


Por Diego Reynoso, profesor de la Universidad y director del ISPI.

Febrero fue sin duda el mes más crítico del gobierno de Cambiemos. Un gobierno que al mes de iniciado consiguió una aprobación de 75%, presenta hoy una aprobación de 45,8% (por primera vez la proporción de los que desaprueban al gobierno supera ligeramente a la proporción que lo aprueba). El 74% considera que la situación económica es mala y sólo el 38% considera que será buena dentro de los próximos doce meses. Lógicamente, sumado al degaste natural del año de gobierno, la acumulación de errores políticos y el pobre desempeño económico, el Gobierno entra de lleno a un año electoral en su peor momento con la opinión pública.

Desde hace tiempo, entre la Universidad de San Andrés e Ipsos Public Affairs venimos midiendo diferentes aspectos de la satisfacción política en argentina que denominamos ISPI (Indicadores de satisfacción política institucional). En esta decimotercera ola del ISPI hemos registrado que mientras la satisfacción acerca de “cómo van las cosas en el país” se mantiene estable, alrededor de los 43 puntos de nuestro índice (en escala de 0 a 100), la satisfacción con el desempeño del Poder Ejecutivo ha experimentado una caída significativa: para el mes terminado fue de 38,1 puntos.

Más allá de la satisfacción general global y de la satisfacción con el desempeño de los poderes del estado, la satisfacción con diferentes políticas públicas varía considerablemente. Al parecer la población está relativamente más satisfecha con el área de Turismo (46,6), Relaciones exteriores (45,4), Cultura (45,1) y con Ciencia y Tecnología (43,6), que pese a ser una de las áreas de mayor caída en la satisfacción, aún se mantiene como un área de política bien valorada por la opinión pública. En contraste, las políticas que menor satisfacción despiertan en la opinión pública de manera sostenida a lo largo del tiempo son Seguridad, Justicia, Economía y Empleo. Por otra parte, considerando las variaciones a lo largo del tiempo, las políticas sectoriales que han decrecido en el nivel de satisfacción han sido Jubilados, Educación, Medios de comunicación y Ciencia y tecnología, como se señaló más arriba.

Considerando que el índice de satisfacción puede arrojar valores comprendidos entre 0 y 100, los resultados indican que los niveles de satisfacción en general y en particular, son muy bajos. Desde luego las percepciones y las preferencias varían según diferentes segmentos de la población. Así en el segmento ABC1 (los más ricos), en comparación con otros segmentos socioeconómicos, el nivel de aprobación y el de satisfacción son más altos y, en general, su valoración de la economía así como sus perspectivas futuras son más positivas que en el resto de la población. Algo similar ocurre cuando segmentamos la muestra por regiones: la aprobación y la satisfacción son más altas en Cuyo, la región Centro (Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos), CABA y el interior de la PBA; mientras que en el GBA, la Patagonia, el NOA y el NEA la aprobación del gobierno cae, así como la satisfacción general con la situación del país.

En términos generales, el dispositivo de la “pesada herencia” está empezando a ceder y a encriptarse: entre los que aprueban la gestión del gobierno el 71% consideran que el responsable de la situación actual es el gobierno anterior, mientras que entre quienes no aprueban al gobierno el 45% considera que es éste el responsable. Sea como fuere, febrero ha sido un punto de quiebre en la relación del gobierno con la opinión pública.

Clarín
13 de Marzo de 2017