Federico Merke: “¿Cómo será el mundo si gana Donald Trump? Impredecible”


El director de las licenciaturas de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad fue entrevistado en el programa Noticiero Internacional, que emite los sábados la TV Pública. Allí analizó el panorama electoral y político en Estados Unidos.

Reproducimos un resumen de la charla que tuvo con los periodistas Hinde Pomeraniec, Jorge Elías y Raúl Dellatorre:

- ¿Cómo te imaginas vos un mundo con Donald Trump como presidente?

- Yo creo que sería un mundo muy impredecible. Trump es muy intenso temperamentalmente. Sus ideas de cómo funciona el mundo hasta ahora han sido bastante limitadas, vagas, frívolas y superficiales. Dice que conoce Rusia porque estuvo en un concurso de belleza y eso le ha dado conocimiento acerca de la política exterior rusa. Me encantaría hacer ese tipo de magia, pero no la tengo. Yo creo que Trump no tiene una gran estrategia. Lo interesante es que está enojado con los aliados, cosa que Hillary Clinton no demuestra. Trump está molesto por cómo Europa, Japón, Australia, Corea del Sur y Taiwán, por ejemplo, no están poniendo plata en donde deberían ponerla. Y Trump dice que Estados Unidos está siendo engañado. “Somos el chico tonto y rico del barrio en donde todos nos sacan algo. Por qué tenemos que tener soldados en Corea del Sur?”

- Es un discurso que va al corazón de cierta insatisfacción estadounidense.

- Exactamente, y con una economía que todavía no termina de despegar. Entonces, está molesto con los aliados y también con China. Y ahí está apuntando a la clase media trabajadora sin título universitario que cree que la globalización es más bien algo peligroso y que China ha ganado más que Estados Unidos. Trump dice que es alguien que defiende el empleo y el país, y que con China hay que renegociar los términos del intercambio.

- Uno suponía que la gente, en la medida que lo fuese conociendo a Trump, iba a empezar a rechazarlo, pero pasó lo contrario. ¿Qué se supone que va a votar el electorado estadounidense?

- Trump le sacó una idea a (Richard) Nixon que es “la mayoría silenciosa”. Está haciendo resucitar a esa mayoría. Hay una tendencia de los años 80 que dice que los blancos sin título universitario votan menos y las minorías votan más, y que los blancos universitarios votan más pero dividen el voto entre demócratas y republicanos. Su campaña está apuntando a los hombres blancos de clases media sin título universitario que están muy enojados con la economía del país, a quienes no les interesa mucho el mundo ni cómo funciona, sino que le interesa tener empleo y una pensión asegurada. La composición demográfica en Estados Unidos está cambiando, pero ese cambio se ve reflejado más en la composición demócrata que en las bases de sustentación del partido republicano. Hay estudios que demuestran que nueve de cada diez votantes republicanos son hombres blancos con o sin título universitario, mientras que los demócratas dependen de hombres con título universitario, mujeres y minorías: los afroamericanos, los latinos y los asiáticos. Las bases del voto demócrata reflejan las bases demográficas de Estados Unidos. Cualquier candidato republicano tiene incentivos para irse a la derecha o a la centro-derecha porque su base está ahí. Uno esperaría que cuando sea nominado Trump busque captar el voto latino y de mujeres por afuera de su partido. En 2004 George W. Bush obtuvo el 40 por ciento del voto latino; Trump aspira a tener un 25 o 30 por ciento. Los latinos no quieren a Trump porque está hablando de construir una pared en la frontera con México, de rechazar la inmigración, etc. Ese puede ser el latino de primera generación, pero no el de la tercera, cuarto o quinta generación, que es más bien conservador, cristiano y aspiracional. Trump está haciendo marketing aspiracional: “Tengo plata, televisores, mujeres lindas, coches… ¿Vos querés ser como yo? Votame”.

TV Pública
08 de Junio de 2016