Maylén Sandoval

Maylén Sandoval

Becaria del Programa Abanderados Argentinos. Río Negro.
Soy la menor de tres hermanas. Vivía en Lamarque, un pueblo muy chico en medio de un valle de Río Negro. Para mí fue toda una odisea que me dejaran venir, mis padres no conocen Buenos Aires. Cuando estaba en cuarto año me di cuenta de que iba a ser difícil para mi familia poder pagar mis estudios, así que empecé a averiguar y a anotarme en universidades públicas. Como pertenecía a un grupo de jóvenes de la iglesia, le comenté al párroco mi situación, y me dijo que iba a buscar algo más específico para mí. Fue cuando apareció la Universidad de San Andrés. Envié la solicitud, pero tenía muy baja expectativa de que me llamen. Un día me llegó un e-mail diciendo que podía rendir, no lo podía creer, luego me mandaron los cuadernillos, sólo me faltaba prepararme seriamente. Y comencé a estudiar. En el viaje hacia Cipolleti, donde debía rendir el examen, entendí todo lo que estaba en juego. Cuando tiempo después me llamaron para avisarme que tenía la beca de la Universidad, me parecía un sueño. Así y todo, la beca no me alcanzaba, porque mi nivel en matemática había sido muy bajo, entonces vine a Buenos Aires, hice el curso de ingreso y volví a rendir, me fue muy bien, y me dieron la beca completa. Me puse a llorar de emoción.