María Emilia Franchignoni

Graduada.

La verdad sigue siendo la misma

María Emilia siempre se sintió atraída por las artes y la literatura, pero empezó a estudiar Abogacía, y rápido decidió que no. Pensó en viajar y estudiar algo vinculado a las artes escénicas, pero se dio cuenta que todavía no era el momento. Encontró que la carrera de Comunicación le permitía seguir buscando mientras continuaba con su formación como actriz, cantante, dramaturgista, directora y productora teatral. La verdad sigue siendo la misma. A María Emilia le interesan muchas cosas, pero ahora ya tiene un espacio donde todas ellas se juntan, se alimentan, se dan forma y se transforman. “Virginia Woolf fue un referente para mi desde la adolescencia. El primer texto que leí de ella: Un cuarto propio. Después, La señora Dalloway. Siempre me interesó su forma de escribir, la musicalidad de su escritura, la experimentación, los temas que atravesaban su obra. El ensayo Un cuarto propio se fue convirtiendo en una especie de guía cuando a los 18 años entré a la Universidad, empecé a dedicarme a los estudios de género, a la performance. Volví a leer a Virginia Woolf con Florencia Garramuño, que fue mi mentora en la carrera y en la tesis, precisamente sobre Cuerpo y género en el nuevo teatro argentino. Después obtuve la beca para perfeccionarme en la Tisch School of Arts, de la New York University”, así de claro le explica María Emilia a la periodista que le hace una entrevista para el suplemento “Las 12”, de Página 12. Así de natural es su encuentro con Virginia Woolf, y al mismo tiempo su encuentro con lo performático, un espacio que le permite unir sus dos mundos, el académico y el artístico. Durante todos los domingos de septiembre y octubre del 2010, María Emilia produjo y dirigió Freshwater, la única pieza teatral de Virginia Woolf, en Ciudad Cultural Konex.