Florencia Groesman Wagmaister

Graduada.

En el año 2003 me fui de intercambio a la UAM en Madrid y fue una experiencia increíble. Pero 6 meses es mucho tiempo para estar de paso y poco para instalarse, entonces desde ese momento me quedé con las ganas de hacer una experiencia más extensa en el exterior. Siempre lo tuve latente, y por eso iba a todas las ferias de universidades extranjeras y me guardaba los folletos por las dudas. El año pasado, si bien estaba trabajando de lo que siempre había querido y me encantaba lo que hacía, decidí que era el momento de concretarlo, bajé la pila de folletos y me puse a analizar mis opciones. Después de pensarlo bastante elegí irme a Australia, un país que no conocía (tampoco conocía a nadie que haya ido) pero que me ofrecía todo lo que buscaba: hacer un posgrado, irme con mi pareja, trabajar y mantenerme con los ingresos generados, manejarme en un idioma distinto, y tener la posibilidad de conocer una región del mundo nueva para mi. El proceso de aplicación fue muy fácil, y sin darme cuenta aterricé en un país nuevo que me recibió increíblemente bien. Conocí gente de todo el mundo, trabajé, estudié, viajé, aprendí muchísimo, y absorbí todas las experiencias, oportunidades e ideas que pude. Todo esto me ayudó a ir generando mi propio emprendimiento en Buenos Aires.

Sin dudas fue una experiencia increíble que me marcó muchísimo y me ayudó a salir de la zona de confort para buscar nuevas ideas y embarcarme en nuevos proyectos.